lunes, 9 de junio de 2008

El ángel.


No sé cómo pero siempre lo salva el mismo ángel. Siempre lo puedo ver a él, su zamba del laurel y esperarlo a ver si quiere que yo le cuente de Miguelito.