viernes, 2 de mayo de 2008

Casi te puedo ver, Tango a rayas.
Casi te puedo probar apagando la luz de mis bolsillos.
Casi me olvido de todo...
Hubo una mañana que no me gustaba,
una tarde que no me sabía y una noche que no me olvidaba.
Tenés manos de crear, pelo de peleas,
labios de vías, palabras en vagones,
ojos de andén y un ciruja pidiendo monedas en tus dientes.
A veces es más fácil perderle al "porqué me gustas",
secate los ojos, es jueves, sos mía por este día,
por éste y los que vendrán de su mano.
Nunca me hablés a lengua limpia, dejála rota, sucia.
Nunca me dejes celoso de tus Adanes
porque te echo de menos cuando te tengo que sumar.
No te caigas más de mi pluma sino vas a verme.
Dejá de correr por mis renglones,no me sientes a buscarte.
Estás en algún lado pero es mejor no saberlo,
aunque lo sienta en cada cigarrillo, hoja,
hueso de mi diccionario, de mi réquiem, de mí.
No te aprendas tu nombre ni tu voz.
Mejor dejalo así que nos siga inventando.
Sacudite las piernas contra el piso y cerra las uñas que casi te puedo ver.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Algún que otro renglón suyo me anima y me gusta...No pierda la costumbre, si es que se atreve a compartirlos..





Atte:Cordialidad.



(Es que no nos conocemos tanto)



PD: Ojalá hayas tenido un felíz cumpleaños..

Ogue dijo...

Te agradezco por tus palabras, en verdad da gusto leer ese tipo de comentarios y encontrar más gente con la cual compartir una de las cosas que más me gusta, como la fotografía.

Me voy a pasar más seguido...

Un saludo y Éxitos!