domingo, 4 de mayo de 2008

De mí, Ana y el cumple de la Nona...

“22 pirulos, esos si que no se cumplen todos los días. Son como los 15, que se cumplen una sola vez también y después uno cambia la piel…”

Todos tienen su forma de ser y sus costumbres. Él, por su parte, siempre que viaja en el asiento trasero del auto se ubica tras el asiento del conductor, siempre que alguien le convida comida prefiere la última porción, pedazo, cacho, o cachito. Tuvo sueños eróticos con todos sus parientes e incluso, cuentan que en algunos, amaneció mojado.
Este año prefirió no hablar de lo sucedido en su víspera, prefirió compartirlo sólo con su cómplice y sólo comentar una conversación que tuvo con Ana en el cumple de la Nona.

Ana (a la muchedumbre integrada por: Tía, abuela y nona. Esta conversación debe ser pronunciada sabiendo que Mauricio escucha desde el asiento vecino a la mateada.)
(Valga la redundancia) Ana:- Mauricio es diferente, tiene mucha luz adentro.-
Tía:- Le gusta mucho la música.-
Ana:- Es como yo, es loco, está loco, siempre lo estuvo, es un luchador, eligió ese camino.-
Mauricio:- Si vos lo decís…-
Ana:- Sí Mauricio, nosotros vemos cosas que los demás no notan, somos diferentes, somos raros, estamos locos.-
Mauricio:- Yo no le diría locura. Voy a hablar por teléfono.-
Ana, Nona, Abuela al unísono:- “… (Supongo que de algo deben haber hablado)”

Tía:- ¿Mauricio podes acompañar a la nona a la casa de la tía Lina?-
Mauricio (al teléfono):- Sí tía, ya voy. Bueno chau.-

En ese momento se sucede otra conversación que se presentara más tarde entre Mauricio y la Nona.
De vuelta Mauricio en la casa de la Abuela saluda a Ana y a la Tía que se van.

Mauricio: -Chau tía.-
Ana:- Vos empezaste a luchar hace mucho ya.-
Mauricio:- Vos decís, mirá que no sé contra qué.-
Ana: - Sí Helena, él tiene muchísima luz, siempre fue diferente.-
Abuela: - Éste mirá, me parece que tiene más pero de lo otro.-

Ana besa a Mauricio larga y afectuosamente y, mientras acaricia su pelo, dice:- Sos hermoso, te pusiste muy lindo, elegiste un buen camino seguí luchando.-
Mauricio:- Tené cuidado con el pelo que lo tengo sucio, se te va a caer la mano.-
Ana: No te estoy tocando el pelo, te estoy tocando a vos (y toca su pecho).-
Mauricio la mira fijo. – Hace mucho que empezaste a luchar, seguí hermoso, te va a ir muy bien.
A vos nadie te comprende.-
Mauricio: - Sí, hay gente que sí-
Ana: -Ya encontraste tu grupo, me alegro. Chau Mauri.
Mauricio: - chau Ana.-
Y se van Ana y la Tía.


-Ayer me puse de novio Nona, sos la primera a la que le cuento.-
-Quédate tranquilo que yo no voy a contar nada. Me alegro por vos.-

2 comentarios:

julian dijo...

disculpame, pero ¿te conozco?

Anónimo dijo...

Todavía me pedirías expicaciones en cuánto a mi embobamiento?

Yo creo que tenés las respuestas, en la punta de tus dedos..